DES-FUSIÓN

No soy fría

y sé que quiero más de lo que siento….

Te veo sentada en tu viejo sillón

distante años luz

recostada en la ausencia

reclinados tus ojos al azul

donde un día oculté tu nombre.

Me buscas.

Olas de luces cubriendo el naufragio a tus palabras

que cegadas, no supieron encontrar mi orilla.

Ésta solitaria isla que soy

plasma de brillo fusionado por tu hidrógeno

núcleo ligero por la falta de tu amor

helio sin sentir desde tiempo

hoy en lo infinito de una pena que orbita en materia degenerativa.

Sí, estás ahí sentada cada amanecer

viendo a lo lejos como se ahoga

y sólo elevas las cejas en un bostezo.

Adormeces indiferente, mientras cae el atardecer

y esparcidos aparecen los destellos años luz

de nuevo.

Una constelación muere siempre al anochecer.

Tú eres la marea que cubre la isla

yo los destellos que un día fueron

…y sé que siento

más de lo que quiero

aunque es gélida mi composición.

© Maribel Díaz

Poema publicado en el libro Palabras al atardecer (marzo 2018)

Publicado en Poesia | Deja un comentario

SOY MUJER

Hace tiempo que no duermo bien, pero no me preocupa, lo aprovecho para escribir. Esta es la historia 332 del quinto diario que comienzo, a uno por año desde el diagnóstico de cáncer de mama. De todas las terapias que me han acompañado, la jardinería de verduras es la única natural que queda conmigo. Me llamo Flor y no, no soy una flor, solo una mujer que se pregunta qué pensaba mi madre al elegir ese nombre y dónde dejo olvidadas las gafas. La demás cuestiones las he resuelto viviendo el momento y para largo plazo, las cosechas. Narro las heridas de mi cuerpo, los cambios de carácter, las emociones: miedo, angustia, esperanza, dolor, enojo, tristeza y no soy un pecho, llorar, gritar, soledad, recurrencia, y soy mujer, respirar…, desde la cicatriz de mi pecho hasta la punta del dedo gordo del pie, y son cinco extremidades a cada lado, las que me sostienen a diario, aunque han sudado pus en las visitas a la quinta planta, ahora brillan luciendo su polen. Estreno zapatos, altos, de aguja, pero estas no se clavan en mí. No, esta vez soy yo la que pisa fuerte y clava en la tierra, a pecho abierto, sin herida sangrante, sin seno que te alimente porque ya eres pasado; soy la que se despide, de las vecinas del quinto, de las batas sin rulos, de los carros de sueros, de los 200 beep de la bomba de infusión, de los lazos rosas y de la cartulina, aunque ahora que lo pienso, queda una cuadrícula por “RE-llenar-brotar-nacer-aspirar…, RESPIRAR,

(Colaboración en el libro “La flor herida”donde las ganancias por la venta de ejemplares fue donado a la Asociación Canaria de Cáncer de Mama y Ginecológico)

Maribel Díaz

Publicado en Relato | Etiquetado , , | Deja un comentario

LIBROS

Hola, buenas tardes. A los amigos, seguidores y usuarios que me siguen en este blog o en mi página de Facebook Maribel Díaz y que esten interesados, y aun no posean alguno de mis libros, les informo que pueden adquirirlo en la Librería San Borondón del Centro de la Cultura Popular Canaria, calle Daute, frente a la antigua estación de guaguas de San Benito (San Cristóbal de La Laguna), teléfono 922/82-78-00 y en la Librería de Mujeres, calle Sabino Berthelot, 42 (Santa Cruz de Tenerife), teléfono 922/27-03-62.

Los títulos son: “Línea perpendicular de mi pecho” y “Arqueología de un poema”…

Aprovecho la ocasión para hacerles saber que, en breve, podrán también adquirir mi tercer poemario, escrito junto a otro poeta y amigo, así como asistir a la presentación del mismo. Pendiente de confirmar fecha. Título de este último: “Mensaje-Planta”

Publicado en Palabras sueltas | 1 Comentario

CUANDO BAJA LA MAREA

Creen que estoy loca...
Me he instalado en el pueblo
he comprado la casa de tus padres
y desde el escalón de la entrada
veo bajar la marea.
Hago escapadas hasta el valle
para robar
todos los matices vivos
todas las flores secas.
Creen que estoy loca
cuando baja la marea
y se lleva los azulejos
que a ti tanto te gustaban.
Entonces
corro hasta la playa
y me asiento como un sésil
a esperar que los devuelva
porque me alimenta esa simbiosis.
¡Saben que estoy loca!
Y no me importa confesar
de nuevo:
Por la visera que cubre el verde y el iris nostálgico
por faltas en tu ortografía y el hoyuelo cuando te enfadas
por la moneda coleccionable que tiré y las promesas de agua
por aspirar sueños con fuego y no encontrar la medicina
por el griego y su significado
y así, cuando baja la marea
sigo rezando, locamente.



(Pag.21 y 22 del libro "Arqueología de un poema")
Maribel Díaz
Publicado en Poesia | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

LIBRO 1-RECONOCIMIENTO DEL TERRENO:Asentamiento

Día 3: asentamiento.

Inicio la reforma en azulejos

me alimento de agua con flores

y alucino, rezando en griego.

(Pag.20 del libro “Arqueología de un poema”)

Maribel Díaz

Publicado en Poesia | Deja un comentario

TERAPIA PARA UN CACTUS

Insomnio:

Cuarenta y cinco minutos diarios -me dijo.

Las raíces de tu mente, el tallo que crece, pero escribe.

¡Como si fuese fácil controlar el crecimiento de una idea!

Así que me despojo de las hojas, escribiendo sobre flores,

por lo que no tragaré, pastillas como abono.

Intentaré desvestir mis venas, a intervalos de insomnio, de un paño estéril y tres jeringuillas.

Primera jeringuilla:

Cuando llegó tu aguijón, escuché un parte meteorológico,

con estadísticas, con probabilidades,

con depresiones en isobaras que desfiguraron.

Un abecedario apareció sobre la mesa y me aferré al filo,

surgió la primera semilla: ¿habrá vida?

Afloraron con gritos las primeras gotas,

preguntas puncionadas y sin diagnóstico,

y es cierto, un segundo es eterno.

Lo palpé, lo maldije,

lo atrapé y lo ahogué

para que no fenestrara mi cuerpo

ni podara el delgado tubo que me conectaba.

Naces para morir y es en un segundo,

cuando una moneda de 25 centavos,

me dio la primera bocanada a una muerte lenta.

Segunda jeringuilla:

Un “port-a-cath” que cambia la forma natural por un artificio,

y lo aprendido no me sirvió.

Se caducó el tiempo y sus agujas,

ya no hay minutero y segundero,

“Gripper” calibre 22 invadió mi campo

y dejé de ser esponja

para querer algo más que células en descomposición.

Volví a engendrarme la semilla buscando una salida,

dejé de ser trepadora,

ya no consumía de cero a cien

sólo resistía en el desierto, cada segundo

para saborear un oasis a través de un riego.

Tercera jeringuilla:

Sí, estoy enferma, por amar la vida

y dejar de ser una historia clínica…

y fue mi primer día, un día cualquiera del año 2014.

Cómplice para celebrar o no, sólo era catorce, sólo era febrero…

…y no recuerdo más que miedo,

mientras una sonrisa tensa cruzaba mi rostro.

Paño estéril:

Franela, franela y frío en la sala de espera,

donde los minutos caían por un gotero.

Dije sesenta palabras por segundo sin que los músculos de la boca se movieran,

sin entender nada de lo pronunciado.

Nada; nada se movía en aquella sala,

solo los números de la pantalla y un rumor de voces en el aire.

A mi lado, una de ellas me dice algo y creo entender, -vamos, te toca.

Como si de una lotería se tratara,

sonámbula, me arrastré por el frío mármol y crucé la puerta.

Venas desvestidas:

Era mi primer día, en el habitáculo número seis,

cuando una aguja perforó el mundo que me habitaba y me habían dicho…

Me habían dicho,

no te preocupes

no tengas miedo

no te dolerá.

Me preocupé, tuve miedo, me dolió.

Me habían dicho tantas cosas

y sólo una fue verdad:

el abbocath en mi vena.

Nunca más,

volví a encontrarla.

(Tercer premio del primer Concurso de relatos Juan Antonio Cabrera Ramos

Atletas sin fronteras. Hoy no perderé)

Maribel Díaz

Publicado en Poesia | Etiquetado , , , , | 2 comentarios