FRAGMENTOS DE ARENA

Me rompo en fragmentos

contra tu playa

y me evaporo,

cada vez que se borra tu huella.

Tan solo acariciarte,

comienza esta locura.

 

Maribel Díaz

(Derechos R)

Publicado en Poesia | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

UN AMARGO TROZO

Desde siempre fuiste el comienzo,
que no halló el final.
Y es nostalgia la culpable,
de no borrar la tinta sellante,
a un amor por empezar.
No consigo romper el lacre,
que separe la hoja dejada en el corazón,…
y hacer pedazos los sueños,
dichos entre miradas lineales,…
renglones de palabras cubiertas,
por unos cuantos besos,
como azucarillos de colores cubriendo un falso amargor.
Empalago un final,
y se atraganta un comienzo.

Maribel Díaz
(Derechos ®)

Publicado en Poesia | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

RESEÑA

 

No sé lo que me sucede entre aquellas frías paredes, tal vez sea la decoración. Demasiado blanco confundiendo mis negras ideas y luego ese rojo, chillando, a mis ojos. No soy capaz de hallar la inspiración. Me siento pérdida, diría que hasta fuera de lugar o tal vez ¿presionada?

Sin embargo, en mi reducida habitación, donde falta incluso el aire y el poco que convive conmigo, he de compartirlo con mi perra y el gato, aun cuando huele a cerrado y es la humedad la que predomina, todo en él es motivo de escritura. Incluso el pedo entre las sábanas, que termina contaminando aún más la estancia, dejándola cubierta de una sugerente fragancia y de la pregunta qué carajo has comido, para llegar a esa mezcla tan explosiva.

Son las cuatro menos diez de la mañana y me desvelo con la idea fija de que tengo que escribir éste tropel de palabras absurdas. La mano derecha va totalmente descoordinada, escupiendo manchones de tinta que habrá que pasar a limpio. Mis ojos todavía están durmiendo pero la mente no para de viajar y debe esperar por el resto del cuerpo. Me explico: están agolpadas en mi cabeza. Palabras, ideas, imágenes, todas juntas, todas empujando por salir a la vez. Es de locos ¡malditas musas!

¿Por qué no pueden aparecer en otro momento más normal del día? Estoy empapada en sudor frío y tengo ganas de orinar, pero debo escribir. Los guerreros han derribado las murallas y están entrando. Quieren bajar el puente. Vienen a por ellas, lo sé. Debo protegerlas, he de conducirlas a un lugar seguro dentro de mi cabeza. Donde no las puedan hallar. Tengo que darme prisa y bajar a las mazmorras para desenterrar el viejo túnel secreto y salir al exterior con ellas. La puerta a la otra dimensión se ha abierto. Tal vez ha llegado el momento de darlas a conocer, aunque aún me posee la inseguridad.

He terminado mi libro y me piden una “reseña” (ni siquiera sé lo que significa). He tenido que mirar el viejo diccionario… (noticia y análisis somero de una obra literaria, pone)… pero esto es lo que me dicta la cabeza, -yo sólo escribo…

inicio un viaje a la insustancial e insegura adolescencia. Vacío y perdido me encuentro. Fantasmales figuras me rodean, incorpóreas mentes, vejestorios con demasiadas normas, ¡pobres de espíritu! Luces estrambóticas rodean a jóvenes estúpidos que no quieren más que destacar por vanidades. La orquesta no para de sonar por nadie. Para todos suena la música, a unos puede ser jazz, a otros una sinfonía, para mí es un constante golpeteo sin sentido. Un maltrato a las notas musicales, pero la pista de baile es común para todos. Un vulgar pastizal plantado de centeno donde perderte es lo más fácil y lo peor, caer por el abismo. Sólo la melodía de un viejo tiovivo me abre la luz del final del túnel, antes de que caiga… necesito descansar…”

-…y yo también. Desde luego no sé si esto es una crítica, somera ya digo que no. Me identifico con Holden pero el autor, es como ese pedo del principio. De mal gusto. He sentido aversión por él; por sus mujeres.

Maribel Díaz

Publicado en Relato | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

“¡LA GOTA QUÉ COLMA EL ZUMO!”

¿Alguna vez te preguntas como me siento? Eres tan orgullosa, qué me da que no.

Mírala, otra vez dándose una vueltita, ¡y ese goteo constante!, que me aturde hasta las pipas.

Estoy harto de que me juzguen sin conocerme.

Ahí está, otra vez contoneándose, arriba y abajo. ¡Dichosa maquinita!

¿Quién habrá sido el imbécil que la inventó? Tengo más propiedades que tú.

(Anda envidioso)

No es envidia, chismosa. Pero es que dicen mi nombre, y ya se arripian.

(¡Qué no!, chino, no pienses así) (Al fin y al cabo somos familia)

Maldita arrogancia la tuya, ¡estúpida jugosa! ¿Qué familia ni qué jugos gástricos?

(Estás amarillo de la rabia)

La verdad, es que me escucho y parezco un machista algo ácido. Mejor no sigo mirando. Aunque sí le pongo ojitos, es resultona, la jodida… con ese color, sus curvas redondas tan perfectas, esa fragancia que llega hasta aquí.

(Te estas escuchando) (Estás loco por mis hoyuelos).

No, de eso nada. Estoy divagando porque me tienes mareado con tantas vueltas en la máquina, “y esto me lo digo muy bajito, para que no me oigas”: es que se me pela la cáscara por chupar esa gotita que se te escurre, pero estás demasiado lejos y no llega mi monda. No es “limón-nada”, lo que pienso, pero ¡joder!, el tamaño importa.

Maribel Díaz

Publicado en Relato | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

YA NO QUEDAN

Hoy salto de hoja en hoja dentro de la charca.

Un hechizo de martes y trece en bucle.

Estoy atrapada.

Ya no quedan príncipes azules ni flautistas que se lleven las ratas.

No quedan besos,

y las flautas,

las flautas son imitaciones de plástico.

Meros juguetes en manos de niños que no llegan al recreo.

Besos rotos, notas rotas.

Ya nada suena igual,

y la charca,

la charca está llena de mosquitos;

mi lengua no tiene cabida para tanto y escuece el picor.

Adormecida de una manzana roja o he de decir infectada de sueño,

el maleficio me lleva a caer y duelen mis huesos del golpe.

Hoy salto de hoja en hoja

y dentro de mi,

se despierta un encantamiento.

® Maribel Díaz 31.7.17

Fotografía Francisco Carlos R.

Publicado en Poesia | Etiquetado , , , , , , | 2 comentarios

SUEÑO DE ARENA

Exiliado de una patria sin nombre,

me refugio en los ojos del amanecer,

con la esperanza de que no lluevan lágrimas.

Deshabitada la sangre de mi pueblo,

se pierden nuestras huellas en el desierto.

Cruzo mi sueño entre azules

y desde esta barca a la deriva,

veo llorar estrellas por los niños.

Niño soy como ellos,

buscando refugio en los brazos de una patria.

Madre,

mi arena se deshace en forma de esta playa,

y sueño, sueño que se ahogaron… las guerras.

30.6.17 Recitado en Refugiados Sí, Guerra No

(Maribel Díaz)

Publicado en Palabras sueltas, Poesia | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario