NOCTÁMBULOS

Cae la noche.

El motor de la nevera hace vibrar la inercia de una tela de araña.

Agitadas patas se apresuran para atrapar el trago.

La perpleja cama espera por un cuerpo.

El reloj de la iglesia toca doce veces

mientras el perenquén de la pared

devora a las atontadas mariposas.

Un gato hace rondar la noche

y cae.

El motor de la nevera

ha parado: ha muerto una mariposa.

 

 

 

 

 

Maribel Díaz.

(Del poemario Línea perpendicular de mi pecho)

Fotografía de José L. Glez.

Esta entrada fue publicada en Poesia y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s